Problemas con el alcohol en no Alcohólicos

Problemas con el alcohol en no Alcohólicos

no alcoholicos

En una entrada anterior decía que no todos los problemas relacionados con el consumo de alcohol, se producían en pacientes con dependencia alcohólica. Se pueden producir muchos problemas sin que exista dependencia en situaciones donde se produce un abuso de alcohol Se produce un abuso de alcohol en el consumo de riesgo y el consumo perjudicial. Pero ¿cuándo se produce el consumo de riesgo? El consumo de riesgo puede producirse de diferentes formas.

  1. Cuando el alcohol se consume en situaciones especiales
  2. Cuando se bebe por encima de un consumo moderado.Se considera un consumo moderado de alcohol el que una mujer no supere una o dos consumiciones diarias, y un hombre, dos o tres; intercalando dicho consumo con días de abstinencia

1.- Cuando el alcohol se consume en situaciones o circunstancias especiales con independencia de la cantidad en que se consuma podemos hablar de consumo de riesgo .

Estas situaciones serían:

  • En el embarazo por ejemplo no se debe probar porque ponemos en grave riego al feto y puede producirse un síndrome alcohólico fetal
  • Los niños y adolescentes. El alcohol en estas edades puede afectar la maduración cerebral y producir daños, por lo que debe evitarse por completo
  • Cuando nos disponemos a conducir o a manejar maquinaria pesada. Los accidentes de circulación que causan tantos números de muertes y tantos problemas de salud, como sabemos están muy relacionados con el consumo de alcohol, en un gran número y es evidente que estos accidentes no se producen sólo en los alcohólicos. Cualquier persona, aunque haya bebido de manera circunstancial puede ser el causante de ellos.
  • En otras ocasiones existen circunstancias como el estar tomando alguna medicación que interacciona con el alcohol en el que se pueden producir problemas si no se guarda por completo la abstinencia.
  • Lo mismo ocurre en determinadas enfermedades como la epilepsia y un gran número de ellos en que el alcohol está contraindicado porque puede producir una agudización de la enfermedad o complicarla.

En todos estos casos y algunos más, ya vemos que con poca cantidad de alcohol y sin que exista una dependencia alcohólica, la bebida puede ser causante de muchos problemas.

2.- En otras ocasiones el problema puede deberse a realizar un consumo continuado de una cantidad excesiva de alcohol.

El alcohol además de una droga que produce una dependencia y una adicción es un tóxico que ataca a la mayor parte de nuestros órganos como considerábamos en el post sobre complicaciones médicas

Consumo dañino de alcohol

Es un diagnóstico que se ha utilizado en algunas clasificaciones internacionales. Se refiere a una forma de consumo, que está afectando ya a la salud física, como en los casos de hepatitis alcohólica o mental, como por ejemplo, los episodios de trastornos depresivos secundarios al consumo excesivo de alcohol. El diagnóstico requiere que se haya afectado la salud mental o física del que consume la sustancia. Las formas perjudiciales de consumo suelen dar lugar a consecuencias sociales adversas de varios tipos.

El hecho de que una forma de consumo o una sustancia en particular sean reprobados por terceros o por el entorno en general, no es por sí mismo indicativo de un consumo perjudicial, como tampoco lo es sólo el hecho de haber podido derivar en alguna consecuencia social negativa tales como ruptura matrimonial. En todas las situaciones que hemos ido indicando, ya sea de consumo de riesgo ( bien en las situaciones especificas que por las circunstancias por las que se atraviesa, embarazo, infancia y adolescencia, conducción, enfermedades, toma de fármacos etc. O bien porque la cantidad de alcohol que se consume de forma regular es excesiva) como de consumo dañino,  podemos encontrarnos con problemas relacionados con el consumo de alcohol en personas que no son alcohólicas. El tener claros todas estas ideas es importante para poder prevenir las complicaciones relacionadas con el consumo de bebidas alcohólicas.

He escrito en algunas ocasiones sobre la ambivalencia de la sociedad ante esta sustancia. Por una parte parece que es algo intrínsecamente bueno, dado el uso tan intensivo que se hace de las bebidas alcohólicas en todo tipo de acontecimientos sociales.

Difícilmente se concibe una relación celebración sin que el alcohol esté presente. Si esto es así

¿Cómo puede ser dañino?

Sin embargo también somos conscientes de que el alcoholismo está muy mal visto. Aunque la mayoría de nosotros aceptamos sin mucha dificultad que el alcoholismo es una enfermedad, en el fondo seguimos pensando con frecuencia que no es una enfermedad porque las enfermedades se encuentran y no se buscan como en este caso. Se sigue considerando al alcohólico, aunque no se llegue a verbalizar como un vicioso, como un depravado que en realidad debería de ser objeto de castigo y reprobación más que de tratamiento. No pretendo en estas líneas entrar en el fondo del problema del alcoholismo. Sólo he tratado de explicar en este post y no con ello quiero ser alarmista, que el alcohol puede tener importantes repercusiones en la población general y no sólo en los alcohólicos. Cuando se bebe en circunstancias de riesgo como las descritas o se bebe de forma habitual una cantidad inadecuada pueden aparecer distintos problemas que deberíamos saber evitar

Acerca del autor

Dr. Reina administrator

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies