El Síndrome de Dependencia al Alcohol

El Síndrome de Dependencia al Alcohol

El origen del concepto de síndrome de dependencia al alcohol S.A.D lo encontramos en el hospital de Maudsley. Al principio de los años sesenta se dieron en este hospital inglés las condiciones necesarias que hicieron posible la descripción de este cuadro.

En esta institución se promovía el trabajo conjunto de psicólogos y psiquiatras. G.Edward contó también en su equipo con sociólogos y estadísticos e incluso con un historiador y un antropólogo. En el año 1976 Grifinnd Edward publicó en una importante revista inglesa la descripción provisional del síndrome de dependencia al alcohol.

El síndrome de dependencia es uno de los más graves problemas asociados al consumo de alcohol. Se trata de un cuadro que incluye manifestaciones vivenciales, conductuales, cognitivas y fisiológicas. Para los individuos que lo padecen, la vida se estructura alrededor de la bebida, y ésta constituye su máxima prioridad, por encima de cualquier otro interés que el sujeto tuviera previamente.

Los sujetos con un síndrome de dependencia presentan un amplio conjunto de síntomas y signos que se muestran asociados, aunque no necesariamente todos están presentes, en todos los pacientes ni en el mismo momento evolutivo.

Suelen aglutinar un alto número de problemas relacionados con el alcohol, tanto en la esfera individual como familiar y social.

• Reducción del repertorio de bebida • Prominencia de la conducta de la búsqueda de bebida • Incremento de la tolerancia • Síntomas de abstinencia reiterados • Reducción de la latencia de los síntomas de abstinencia • Conciencia subjetiva de la compulsión a beber • Restauración tras la abstinencia

La dependencia del alcohol aparece asociada a consumos altos y prolongados de bebidas alcohólicas y, a su vez, obliga a que dichos consumos continúen. Aunque no todos los bebedores excesivos desarrollan este temido cuadro, todos los que lo desarrollan han tenido consumos elevados durante cierto tiempo. Edwards especula con la idea de que este síndrome incluye tanto procesos biológicos como de aprendizaje.

La rápida restauración de la tolerancia y de los síntomas de abstinencia cuando los sujetos afectados vuelven a beber, sugiere la existencia de procesos biológicos, mientras que el hecho de que la bebida elimine el síndrome de abstinencia y el deseo irrefrenable como respuesta a claves internas o externas parece concordar mejor con un proceso de aprendizaje.

Además el desarrollo de los trastornos psicológicos y sociales relacionados con el alcohol puede ser influido por la psicopatología individual o por las normas culturales relativas al consumo de bebidas alcohólicas. Así como por la severidad de la dependencia. Es por esto por lo que los elementos centrales del síndrome de dependencia se encontraran en todas las culturas, mientras que la aparición de los problemas relacionados con el alcohol puede variar considerablemente entre diferentes culturas.

Al comparar el síndrome de dependencia alcohólica con el concepto de enfermedad de Jellinek, asombra la continuidad de ciertos temas ( tolerancia. síntomas de abstinencia, evitación de los síntomas de abstinencia, disminución y pérdida de control ) y la común sensibilidad hacia las diferencias culturales e individuales que pueden modelar la forma de presentarse la dependencia.

No obstante también existen diferencias :

• El síndrome sólo constituye una de las muchos problemas relativos al alcohol que pueden afectar a un sujeto

• Los indicadores clínicos de la dependencia son distintos a los propuestos por Jellinek para el alcoholismo

• El síndrome de dependencia alcohólica no se considera como un fenómeno de “todo o nada”, sino que puede darse en distintos grados de gravedad.

Desde el principio se realizaron muchas criticas a este concepto, por considerar que era una nueva formulación para reemplazar al de la enfermedad alcohólica tan desacreditado en aquella época manteniendo las mismas implicaciones.

Diez años más tarde, Edwards, hace una recapitulación de los postulados más importantes del síndrome descrito por él y establece lo siguiente:

• El S.D.A. puede reconocerse por la aparición de ciertos elementos. No todos los elementos han de estar siempre presentes o hacerlo en el mismo grado, pero con una intensidad creciente el síndrome tiende a mostrar una mayor coherencia.

• El síndrome no es todo o nada sino que aparece con intensidad gradual. • Su presencia estará conformada por la influencia pato plástica de la personalidad y la cultura.

• Se introduce un concepto biaxial en las que el síndrome se muestra en un eje y los problemas relacionados con el alcohol en otro. Es importante observar que en las formulaciones de Edwards no se hace presunción alguna de si el síndrome es reversible o no, ni tampoco de su etiología aunque en la primera descripción sugería que las explicaciones del aprendizaje podrían ser importantes. En uno de sus últimos trabajos Edwards plantea que una idea sirve a su tiempo cuando nos hace salir de un círculo vicioso de viejas ideas, conduce al debate y actúa como catalizadora para la investigación. El S.A.D cumple ampliamente con esos requisitos y ha servido además, para atraer a investigadores brillantes a éste campo del alcoholismo.

Referencias.-

G Edwards, M. Bruto dependencia del alcohol: descripción provisional de un síndrome clínico. Br Med J. 1976; 1: 1058-1061. • Stockwell, T., R. Hodgson, Edwards, G., Taylor, C. y Rankin, H (1979) El desarrollo de un cuestionario para medir la gravedad de la dependencia del alcohol. British Journal of Addiction 74, 79-87 • Edwards, Griffith. Alcohol: Drogas favorito del mundo. Nueva York: St. Martin’s Press, 2000

 

Acerca del autor

Dr. Reina administrator

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies