Según la OMS (Organización Mundial de la Salud) el alcohol es considerado como una droga, pues cumple con los criterios que definen a una sustancia como tal: [Tweet “genera adicción, provoca tolerancia y su ausencia provoca el síndrome de abstinencia.”]