¿Qué pasa si bebo un día?

¿Qué pasa si bebo un día?

La semana pasada hablábamos de lo difícil que resulta para pacientes y familias aceptar que una adicción es una enfermedad. Ponemos como ejemplo, un pensamiento automático, el “por un día no pasa nada” que se da tanto en pacientes como en familiares, especialmente en estas fechas que tenemos a la vuelta de la esquina y sobre el que trabajamos para que no se active desde Instituto Bitácora.

El plantearse ”beber en un día especial, como hace todo el mundo, si pasarme, sin emborracharme, solo disfrutando como hace la gente normal”, es no entender que una adicción es una enfermedad. La recuperación, al igual que el desarrollo de la enfermedad, es un proceso, que requiere su tiempo y un cambio de actitud.

Muchas veces confundimos consecuencias negativas de la adicción con la propia adicción.Cuando empezamos a sentirnos bien como consecuencia de ir sumando días en abstinencia, y ya no hay malestar físico, nos sentimos con energía, dormimos bien, nuestro estado de ánimo empieza a estabilizarse, la relación con nuestros familiares y allegados se va normalizando… cuando todos los problemas por los que decidimos, o decidieron otros, ponernos en tratamiento van desapareciendo, tendemos a pensar que ya no existe la enfermedad, luego el “por un día no pasa nada” no parece tan descabellado.

Sin embargo, como con los herpes, cuando desaparecen las lesiones cutáneas, el virus permanece en nuestro cuerpo, manifestándose de nuevo ante determinadas circunstancias.

Con el tratamiento y la abstinencia, comienzan a extinguirse las consecuencias negativas derivadas del consumo de alcohol y/o drogas, pero las consecuencias no son la enfermedad. La enfermedad, la adicción, está ahí, latente, y va a estarlo siempre, por eso si un día bebemos no es posible el “por un día no pasa nada”, porque sí pasa, y mucho. Si un día bebemos, como dicen muchos de los pacientes de Instituto Bitácora, el monstruo se despierta, y la sintomatología de la enfermedad, incapacidad para abstenerse, pérdida de control, y las consecuencias físicas, psicológicas y socio familiares derivadas del consumo se activan.

Esto es así y será así siempre, porque como consecuencia del consumo de alcohol y/o drogas (también por conductas potencialmente adictivas) se producen una serie de modificaciones permanentes en una parte determinada de nuestro cerebro.

El cerebro es el órgano más complejo y delicado del cuerpo humano. Es el centro de toda actividad, regula todas las funciones del organismo, y a través de él somos capaces de interpretar y dar respuesta a los estímulos. Elaboramos nuestros pensamientos, nuestras emociones y nuestras conductas.

Y en una parte de éste, en el circuito de recompensa, es donde reside el monstruo del que hablan algunos de nuestros pacientes. La semana que viene intentaremos llegar hasta la guarida del monstruo.

Asunción Lago Cabana. Instituto Bitácora.

 

Acerca del autor

Dr. Reina administrator

2 Comentarios hasta ahora

EISENMANNPublicado 1:17 am - Dic 30, 2015

Dr. Reina, muy bien redactado y explicado. Esto es lo primero que un alcohólico debe asumir cuando se va a llevar a cabo la deshabituación alcohólica. Estamos hablando de una enfermedad llamada adicción, y como muy bien dice Ud. la única manera de hacerle frente es no volviendo a beber ni una gota de alcohol nunca más, dejarla ahí latente. Yo como adicto en abstinencia por 2 años y un mes, siempre tuve muy claro que el alcohol se acababa de mi vida el día que inicié la deshabituación. Es ” triste ” que los excesos cometidos durante tantos años bebiendo alcohol y que tanto nos gustaba, tengamos que ponerle fin de manera radical. En mi caso no me afectó en absoluto, ya que yo sabía que mi consumo diario y sus consecuencias ( riesgos, etc, etc, ) no eran ya normales. Sin embargo hasta que no toqué fondo no le dí la importancia necesaria a mi problema.

Tengo que darle las gracias a la Psiquiatra que me ayudó, me habló muy claro, y ella me sacó del infierno. En cada visita de control siempre le decía porque no lo dejé antes.

EISENMANN

José Manuel FernandezPublicado 9:43 pm - Sep 28, 2016

Es muy cierto. Los que sufrimos la adiccion del alcohol debemos tener muy presente que llevamos un doctor Yekill y un mister Hide en nuestro cerebro. Si les damos la más mínima oportinidad nos devoran de nuevo. En mi caso lo difícil a sido asumir mi cambio de rol social. Si te mueves en un entorno social ligado al consumo de alcohol difícilmente no va a aparecer el monstruo. Mi consejo es cambiar radicalmente hacia un entorno sano y distinto. Y sobre todo ser consciente de que tenemos que estar siempre alerta.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies