¿Y después de la desintoxicación qué? La deshabituación alcohólica

¿Y después de la desintoxicación qué? La deshabituación alcohólica

La deshabituación alcohólica es el conjunto de medidas terapéuticas que tienen por objetivo facilitar que el paciente aprenda a vivir bien , y sin beber.

Es muy importante que el alcohólico abstinente se encuentre satisfecho de su abstinencia, si no es así , si se mantiene la abstinencia como una obligación, impuesta por alguien distinto al mismo alcohólico, esa abstinencia no puede ser duradera.

Normalmente cuando el alcohol se va apoderando de la vida de una persona, el alcohol es el centro de la vida de esa persona. Se vive para conseguir alcohol y todo lo demás va dejando de tener importancia, incluso lo que durante años se había considerado muy importante. La familia, los amigos, el trabajo y las aficiones, van pasando lentamente a un segundo plano.

Al principio, esto va ocurriendo porque se encuentra en el alcohol una satisfacción que no encontramos en lo demás y eso hace que el alcohol se convierta en el rey y el centro de la vida del alcohólico.

Con el paso del tiempo, ocurre, que además , cuando el nivel de alcohol, desciende en el organismo aparece un disconfort, que el alcohólico va a evitar a todas costa. El alcohol pasa de ser algo que producía satisfacción a algo que lo atenaza y empieza a ser una necesidad.

La vida gira en torno a él y por eso se dice con razón que el alcohol esclaviza. Convierte al alcohólico en un auténtico esclavo, aunque le resulte muy doloroso el reconocerlo y por eso aparece el mecanismo de negación que se encarga de tapar esa esclavitud.

El objetivo de la deshabituación es volver a desandar el camino que el alcohólico ha andado a través de muchos años.

Una vez que conseguimos la desintoxicación, el siguiente objetivo es mantener estable la abstinencia y tratar si fuera preciso la patología orgánica y psico-social asociada.

Para ello hay que cambiar el estilo de vida, que como hemos dicho giraba en torno al alcohol, por un estilo de vida más saludable. Casi siempre hay que cambiar de amigos , porque resulta que los que se consideraban amigos, no son amigos sino compañeros de bebida.

Durante mucho tiempo habrá que trabajar con la motivación del alcohólico por la abstinencia. . La motivación en él cambia con mucha frecuencia. Es como un balancines que los niños utilizan en el parque. Un balancín que sube y baja.

Cuando parece que las ideas y los pensamientos, van estando claros, y que los motivos para mantener la abstinencia se han hecho sólidos para mantener el balancín en posición de abstinencia , de pronto como por arte de magia, esos motivos que parecían pesar tanto , se volatilizan y todo el peso recae sobre el alcohol y el balancín vuelve a cambiar de lado y el alcohólico comienza a preparar su recaída.

La etapa de deshabituación puede durar mucho tiempo. Al menos hay que estar trabajando en esta fase durante 18 meses.

En este periodo habrá que recurrir a diversas medidas terapéuticas tanto sociales, como psicológicas y en algunas ocasiones puede ser conveniente utilizar algún fármaco.

Las medidas sociales pueden ser de tipo Institucional , como facilitar una comunidad terapéutica o un piso tutelado en aquellos casos donde existe esa necesidad o las tareas de los trabajadores sociales que son muy amplias y que deben de coordinarse con el resto de los profesionales y de los recursos que van a necesitarse

En el tratamiento psicológico cabe destacar la psicoterapia de grupo , las técnicas de prevención de recaídas, las entrevista motivacionales , la terapia familiar o la psicoterapia individual

Los grupos de auto ayuda como A.A: y asociaciones de alcohólicos rehabilitados son otro importante instrumento del que disponemos en esta fase del tratamiento.

En algunas ocasiones también habrá que utilizar algunos fármacos, bien sea para tratar las complicaciones orgánicas y/o psicopatológicas . Bien sea para disminuir el deseo de consumo que es el que dificulta en gran parte el mantenimiento de la abstinencia con medicamentos anti craving como la naltrexona, el acamprosato, o el Nalmefeno o disuasorios como el antabus

Si la deshabituación ha sido exitosa nos encontraremos que al final de ella, tenemos a una persona abstinente , con una gran mejoría personal y un aumento importante en su calidad de vida y en el de la personas que le rodean .

 

Referencias Bibliográficas.-

  • Guía clínica para el abordaje de los trastornos relacionados con el alcohol.
  • Consejería de igualdad y Bienestar social JUNTA DE ANDALUCÍA 2007

 

Acerca del autor

Dr. Reina administrator

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies